Address/Dirección
Calle Prudencio esq. Juan de Vargas
Barrio Miraflores · La Paz · Bolivia
Email/Correo electrónico
Telephone/Teléfono
+ 591 728 89 364

Learn Spanish · Rita Clavijo · Clases de español

Rita possesses an absolute gift with teaching. She is passionately fluent – moreover, she is patient, empathetic, and joyous. I could not have dreamed of a better companion in my studies.
Photo Nicholas Kertesz
Tanzania

I’ve always been fascinated by language. I remember the moment when, as a child, I first realised that we all want to express the same things – emotions, desires, opinions, plans – and we all need to find a way of communicating those thoughts and feelings to the people around us. It’s something that even now informs my approach to teaching, perhaps more than anything else.

Rita posee un don absoluto en la enseñanza. Es fluidamente apasionada – por otra parte, es empática, paciente, y alegre. No podría haber soñado con una mejor compañera en mis estudios.
Foto Nicholas Kertesz
Tanzania

Siempre he estado fascinada por el lenguaje. Recuerdo el momento en que, cuando era niña, me di cuenta de que todos queremos expresar las mismas cosas, emociones, deseos, opiniones, planes – y tenemos que encontrar una manera de comunicar nuestros pensamientos y sentimientos a la gente que nos rodea. Es algo que aún hoy dice mucho de mi enfoque en la enseñanza, quizás más que cualquier otra cosa.

The great change

When I was 17, I became pregnant with my daughter, and I had to leave the private school in Sucre where I’d spent the previous eleven years. Until then, I had been my whole life among people from the same background, in a kind of fish bowl where everything is safe, and the real world is kept at a distance.

To complete my education, I started night classes in a public school, and suddenly I was surrounded by people of every age, social status and occupation. I had escaped from the fish bowl, and I took every opportunity to learn from my new friends.

But when I finished school, I faced a dilemma. I had always wanted to study psychology, but no university in Sucre offered a course in the subject, and as a newly married young woman with a baby, it was impossible to move to another city.

One university was offering a brand new course – tourism – and since I’d always enjoyed meeting new people, and found the history, geography and culture of Bolivia interesting, I decided to enrol. We were encouraged to seek out work experience as tour guides, and suddenly I was embarking on a career.

El gran cambio

Cuando tenía 17 años, supe que estaba embarazada de mi hija, y tuve que dejar la escuela privada en Sucre, donde había pasado los últimos once años. Hasta entonces, había estado toda mi vida entre las personas que pertenecían al mismo mundo, en una especie de pecera en la que todo era seguro, y el mundo real se mantenía a distancia.

Para completar mi educación, empecé clases nocturnas en una escuela pública, y de repente estaba rodeada de gente de toda edad, condición social y ocupación. Me había escapado de la pecera, y aprovechaba cualquier oportunidad para aprender de mis nuevos amigos.

Pero cuando terminé la escuela, me enfrenté a un dilema. Yo siempre había querido estudiar psicología, pero la universidad en Sucre no ofrecía una carrera en el tema, y como mujer recién casada, joven y con un bebé, era imposible trasladarme a otra ciudad.

Una universidad ofrecía una carrera novedosa – turismo – y desde siempre me había gustado conocer gente nueva, y como la historia, la geografía y la cultura de Bolivia me parecían interesantes, decidí matricularme. Nos animaron a buscar experiencia laboral como guías turísticos, y de repente me estaba embarcando en una carrera.

Working as a tour guide

Being a guide is an incredible job – to get paid for visiting interesting places, explaining them to new friends, and making sure everybody has a good time is very rewarding. I worked with a few agencies, and one day one of them made a mistake and assigned me an English-speaking group.

I had some English, but not enough to guide a dozen people around Bolivia for three weeks! That was my first real experience of using a foreign language, and I quickly discovered how frustrating it is to have a lot to say, but without the words to express yourself properly.

Luckily, one of the group spoke both English and Spanish, and with his help, the tour was a great success. My English improved a lot during that trip, and afterwards I resolved to improve it further.

So, I became a bilingual guide. I really enjoyed working with people from all over the world, and learning about the diversity of people and their cultures. Travelling became my favourite pastime – but I was spending too much time on the road and not enough with my daughter, so something had to change.

Trabajo como guía de turismo

Ser guía es un trabajo increíble – que te paguen por visitar lugares interesantes, por mostrárselos a nuevos amigos, y asegurarse de que todo el mundo tenga un buen tiempo es muy gratificante. Trabajaba con varias agencias, y un día una de ellas cometió un error y me asignó un grupo de habla inglesa.

Yo hablaba algo de inglés, ¡pero no lo suficiente para guiar a una docena de personas por toda Bolivia durante tres semanas! Esa fue mi primera experiencia real utilizando una lengua extranjera, y no tardé en descubrir lo frustrante que es tener tanto que decir, pero sin las palabras para expresarlo correctamente.

Por suerte, alguien en el grupo hablaba inglés y español, y con su ayuda, la gira fue un gran éxito. Mi inglés había mejorado mucho durante ese viaje, y después decidí mejorarlo aún más.

Así pues, me convertí en guía bilingüe. Me gustaba mucho trabajar con gente de todo el mundo, y aprender sobre la diversidad de las personas y sus culturas. Viajar se convirtió en mi pasatiempo favorito – pero estaba pasando demasiado tiempo viajando y no lo suficiente con mi hija, así que algo tenía que cambiar.

Learning to teach

While I was considering what I should do, I saw a newspaper ad seeking “dynamic people interested in teaching languages”. I already knew that I enjoyed spending time with people from different parts of the world, and by now my English had improved a great deal, so I applied – and was selected to join a training course for Spanish teachers.

It was a great discovery for me. I had never thought of becoming a teacher – I’d never got on well with my own teachers at school and didn’t want to be one of “them” – but learning English had become one of the pleasures of my life, and I was excited by the idea of transmitting my knowledge of my own language to other people.

From the beginning, though, some of the rules at the school where I now worked seemed absurd to me. It was forbidden to speak any language except Spanish in the classroom, which made everything take a lot longer and was frustrating for beginners, who would often give up their classes altogether as a result.

Another thing I couldn’t understand was the rigidly enforced curriculum: we were prohibited from teaching anything not in that day’s lesson plan, so if a student wanted to revise a previous topic, or brought up an area we were due to cover later, we had no way to approach that naturally.

The obligatory “practical activities” that had no real use or interest for the students also drove me crazy. It bothered me that students were seen as wallets rather than people; that padding lessons out for the sake of taking more of their money was more important to the school than giving them the knowledge they needed.

A few of my students (who were as frustrated as I was) asked me to start teaching them outside the school, and I agreed. Together we developed new ways to teach and learn that worked for us. It was obvious that this was more productive, and soon I quit my job at the school and started to teach privately full-time.

Aprendiendo a enseñar

Mientras consideraba lo que debía hacer, vi un anuncio en el periódico buscando “personas dinámicas interesadas en la enseñanza de idiomas”. Yo ya sabía que me gustaba pasar tiempo con personas de diferentes partes del mundo, y hasta entonces mi inglés había mejorado mucho, así qué me presenté – y fui seleccionada para participar en un curso de formación para profesores de español.

Fue un gran descubrimiento para mí. Jamás había pensado en convertirme en una profesora – nunca me había llevado bien con mis propios maestros en la escuela y no quería ser uno de “ellos” – pero el aprendizaje del inglés se había convertido en uno de los placeres de mi vida, y estaba entusiasmada con la idea de transmitir el conocimiento de mi propio idioma a otras personas.

Desde el principio, sin embargo, algunas de las reglas de la escuela donde trabajaba ahora me parecían absurdas. Estaba prohibido hablar cualquier idioma que no fuera español en la clase, lo que hacía que todo tomara mucho más tiempo y fuera frustrante para los principiantes, que a menudo abandonaban sus clases por completo como consecuencia de ello.

Otra cosa que no podía entender era el plan de estudios tan rígidamente aplicado: se nos prohibía enseñar cualquier cosa fuera del plan de la lección de ese día, así que si un estudiante quería revisar un tema anterior, o tenía una pregunta sobre un tema diferente, no había manera de abordar sus dudas naturalmente.

Las “actividades prácticas” obligatorias que no tenían ningún uso real ni eran interesantes para los estudiantes también me volvían loca. Me molestaba que los estudiantes fueran vistos como billeteras en lugar de personas, que las lecciones de relleno fueran para tomar más de su dinero, lo que era más importante para la escuela que darles los conocimientos que necesitaban.

Algunos de mis estudiantes (que estaban tan frustrados como yo) me pidieron que empezara a enseñarles fuera de la escuela, y yo accedí. Juntos desarrollamos nuevas formas de enseñar y aprender que funcionaban para nosotros. Era obvio que esto era más productivo, y pronto dejé mi trabajo en la escuela y comencé a enseñar en privado a tiempo completo.

Breaking free

It was scary to branch out on my own, without any assurance of work or a regular wage, but I started to gain a reputation from former and current students, who recommended me to their friends.

At the same time, I embarked on a study of disciplines related to teaching, like NLP, VAK, multiple intelligences, and cultural awareness. A new world opened up before me, and the tools I’d found helped me to understand my students’ uniqueness, as well as reflect on what we shared in common.

I had discovered how special the teacher-student relationship can be: it’s a world of respect and trust, and a path along which understanding flows in both directions. Why learn a language, after all, unless you can use it to express yourself fully as a human being?

Ser libre

Daba miedo empezar por mi cuenta, sin ninguna garantía de trabajo o un salario regular, pero empecé a ganar una reputación por mis estudiantes antiguos y actuales, que me recomiendan a sus amigos.

Al mismo tiempo, me embarqué en un estudio de las disciplinas relacionadas con la enseñanza, como la PNL, VAK, inteligencias múltiples, y la conciencia cultural. Un nuevo mundo se abrió ante mí, y las herramientas que había encontrado me ayudaron a entender la singularidad de mis estudiantes, así como reflexionar sobre lo que compartimos en común.

Había descubierto lo especial que la relación profesor-estudiante puede ser: es un mundo de respeto y confianza, y un camino por el que el entendimiento fluye en ambas direcciones. ¿Por qué aprender una lengua, después de todo, a menos que se la pueda utilizar para expresarse plenamente como ser humano?

Moving on

In 2012, I started a new chapter of my life. I’ve left Sucre, where I was born and raised, and where I’ve been lucky enough to help many wonderful people to discover and refine their use of Spanish according to their own needs – and moved to La Paz, with all its contrasts, energy and life.

It’s another great change: I’m building new contacts from scratch, little by little, and instead of relying on word of mouth, for the first time in my career I’m discovering new ways to publicise myself, like business cards, flyers – and this website.

And now I have the pleasure of meeting a whole new group of amazing people with whom I can share an enriching experience like no other: teaching and learning together.

Avanzando

En 2012, comencé un nuevo capítulo de mi vida. He dejado de Sucre, donde nací y crecí, y donde tuve la suerte de ayudar a muchas personas maravillosas a descubrir y perfeccionar el uso del español de acuerdo a sus propias necesidades – y me trasladé a La Paz, con todos sus contrastes, la energía y vitalidad.

Otro gran cambio: Estoy construyendo nuevos contactos a partir de cero, poco a poco, y en lugar de confiar en el boca a boca, por primera vez en mi carrera que estoy descubriendo nuevas formas de hacerme publicidad, como las tarjetas de visita, volantes – y este sitio web.

Y ahora tengo el placer de conocer a un nuevo grupo de gente maravillosa con el que puedo compartir una experiencia enriquecedora como ninguna otra: la enseñanza y el aprendizaje conjunto.